Categorías
Mantenimiento

¿Qué es el Mantenimiento Moderno?

La filosofía del mantenimiento moderno debe seguir los cambios de la llamada Cuarta Revolución Industrial: el flujo de datos, los cambios constantes, la inmediatez y las tecnologías de la información.

Entenderlas es fundamental para ofrecer un mantenimiento actualizado y de calidad.

Para muchas compañías, esto puede significar la reingeniería de sus instalaciones, un desafío que no todos están dispuestos a afrontar. Sin embargo, el mantenimiento moderno implica un cambio de mentalidad.

Esta es la única forma de adaptarse a las condiciones del entorno.

En este artículo, conocerás cuáles son los fundamentos para adaptar el mantenimiento moderno a tu empresa de forma exitosa.

Fundamentos del Mantenimiento Moderno

Al igual que la máquina de vapor, la fabricación en línea de montaje, los robots y el movimiento industrial alineado con las tecnologías de la información está cambiando cómo piensan las empresas.

Las cadenas de producción de hoy en día están llenas de maquinaria y equipos interconectados. Por lo tanto, el mantenimiento es cada vez más complejo y requiere, a su vez, de la digitalización.

Podríamos resumir el objetivo primordial del mantenimiento moderno como: lograr la falla cero. Es decir, evitar caer en cualquier tipo de mantenimiento correctivo.

Para lograrlo, el camino es automatizar y mejorar constantemente la dinámica de mantenimiento en la empresa, algo que puede conseguirse con la ayuda de un Software de Mantenimiento profesional.

Un CMMS (Sistema de Gestión de Mantenimiento Computarizado) es el principal gestor de estos nuevos poderes y habilidades. Pero veamos en detalle cada elemento.

En el siguiente video, puedes conocer las funciones que un software digital ofrece para un plan de mantenimiento moderno.

1. Filosofía de pensamiento integral para el mantenimiento moderno

Como primer fundamento de mantenimiento moderno, podríamos comenzar por hablar de una gestión holística. Es decir, con la participación activa de todos los miembros de la empresa.

Un ejemplo de esta mentalidad es el modelo TPM o Mantenimiento Productivo Total, una metodología japonesa basada en la idea de que ningún plan de mantenimiento puede ser efectivo si otros procesos generan pérdidas y fallas.

Por lo tanto, TPM busca desarrollar habilidades competitivas en toda la organización, identificando y abordando las deficiencias.

El modelo integra actividades de mejora continua y se caracteriza porque:

  • Busca la eficacia económica a través de las metas: cero defectos, cero averías y cero accidentes.
  • Se fundamenta en un plan de acción global que incluye a todo el personal de la empresa.
  • Postula una nueva cultura organizacional basada en la participación de todos los trabajadores, la confianza y la cooperación.

Estos procesos no se limitan a abordar los puntos débiles del equipo de mantenimiento, sino que se promueve la participación de todas las áreas y departamentos de la empresa.

El TPM incluye la capacitación y entrenamiento del personal para lograr la implicación del operario como responsable de la calidad del producto que la empresa adquiere y su fiabilidad operativa.

2. Mantenimiento preventivo y basado en la condición

Con la velocidad del trabajo y la tecnología actuales, depender de rutinas de mantenimiento obsoletas no es suficiente para ayudar a tu equipo a mantener los activos en óptimas condiciones.

El mantenimiento proactivo y preventivo es esencial para que los equipos nos informen, de manera autónoma, cuándo es el momento adecuado para ejecutar una tarea de mantenimiento.

No es un proceso fácil. Para comenzar, sería aconsejable implementar acciones de mantenimiento preventivo, una práctica que extiende la vida útil de la maquinaria y garantiza su máximo rendimiento.

Por supuesto, este es solo un escalón, ya que el mantenimiento preventivo no genera necesariamente un flujo de datos automatizados, sino que se trata de realizar el mantenimiento recomendado por el fabricante.

Es, simplemente, evitar que la máquina falle antes de tiempo. Pero no debes creer que este es el objetivo del mantenimiento moderno, porque va más allá.

Verás que el mantenimiento preventivo es básico, ya que no implica que se registren datos de las máquinas. Por eso, el próximo nivel es aplicar una estrategia de mantenimiento basada en la condición (CBM).

El CBM nos permite registrar los parámetros de funcionamiento para detectar cuando se desvían de la curva de rendimiento normal y corregir la desviación.

Este tipo de gestión nos llevará a pensar en los datos de uso de cada activo.

Así, pasaremos de una acción “por recomendación” a una “por evaluación”, pues someteremos a análisis las máquinas para conocer su estado actual de funcionamiento. Muchas veces, el uso real puede diferir del estimado por el fabricante.

Este paso nos obligará a pensar en los sensores que debemos instalar en cada activo para conocer su estado actual y, poco a poco, nos acercamos a la automatización.

3. Tareas correctivas mínimas o nulas

En cuanto a las acciones correctivas, estas deben significar el mínimo de tareas de mantenimiento. Si está bien diseñado el plan, contará con un sistema de jerarquización y asignación de prioridades.

Las averías deben solucionarse de manera fiable, de nada sirve reparar algo para que vuelva a fallar la próxima semana.

La proporción entre el mantenimiento programado y el correctivo, en la actualidad, no debe suponer más del 30% de las horas / hombre dedicadas a mantenimiento.

4. Sensores automatizados

La información que podamos obtener de cada máquina y su análisis estratégico es fundamental para lograr adaptarse al mantenimiento moderno.

Las técnicas modernas de mantenimiento implican realizar un monitoreo continuo del estado de los equipos para mantener nuestras máquinas produciendo a altos estándares.

Cuando los datos pueden marcar el camino para una toma de decisiones más estratégica, los activos, el personal y la efectividad del equipo (OEE) mejoran en conjunto.

Se trata de brindar a los profesionales las herramientas que necesitan para simplificar sus tareas diarias y, al mismo tiempo, ser más inteligentes sobre lo que se debe hacer cuando se trata de activos.

Esta recopilación de datos está basada en el internet de las cosas, Internet of things (IoT), un aspecto esencial de la cuarta revolución industrial. Es decir, artefactos cada vez más inteligentes y capaces de generar una retroalimentación.

IoT es un concepto que hace referencia a la interconectividad entre dispositivos, y cómo esto favorece la recolección y análisis de datos.

Con el Internet de las Cosas, es posible transferir datos entre todos los activos de una empresa, incluyendo automóviles, termostatos, alarmas, etc.

5. Software de mantenimiento CMMS

El mantenimiento moderno involucra gestionar datos cada vez más complejos y un flujo inmediato de información actualizada.

Será imposible gestionar estos datos para planificar un programa de mantenimiento si no tienes un software profesional.

Un programa digital es una herramienta que:

  • Proporciona automáticamente datos valiosos para ayudar a tu equipo a mejorar continuamente.
  • Organiza las órdenes de trabajo.
  • Monitorea el estado de tus máquinas.
  • Integra con éxito todos los tipos de datos en su planta, decodificando la información digital para que pueda ser leída por el encargado.
  • Optimiza la producción, reduciendo las imprecisiones.
  • Aumenta la productividad al agilizar los procesos, exigiendo menos horas de trabajo y creando productos de mayor calidad.

En el mercado, existen varios tipos de software CMMS que se adaptan a las necesidades específicas de cada empresa. Son tantas las opciones disponibles que una buena forma de conocerlas es visitando plataformas de búsqueda y comparación.

ComparaSoftware ofrece asesoría gratuita a empresas que buscan Software de Mantenimiento.

6. Meta final: un mantenimiento predictivo, proactivo y automatizado

El siguiente paso, que muchas organizaciones recién están comenzando a dar, implica el aprendizaje automático y el análisis predictivo avanzado con ayuda de Inteligencia Artificial (IA).

El eje central del mantenimiento predictivo es predecir averías futuras. Por ende, usar la tecnología es determinante para calcular con antelación cuándo, cómo y cuánto costará la reparación de los equipos.

En resumen, lo que debe integrarse para una administración moderna del mantenimiento es la suma del método predictivo, proactivo, la automatización y la inteligencia artificial.

Mantenimiento Proactivo

El mantenimiento proactivo es una metodología basada en la identificación y corrección de las causas que originan las fallas en equipos, máquinas e instalaciones industriales.

Esta técnica ofrece soluciones que atacan la causa de los problemas. Es una forma de profundizar las prácticas para erradicar los problemas de base.

Mantenimiento Predictivo

El siguiente paso hacia la verdadera eficiencia es aprovechar los datos que aportan las máquinas por medio del mantenimiento predictivo (PdM) y que estos datos se registren automáticamente.

Los datos pueden ser provistos por sensores, radares o medidores, pero también se usan métodos estadísticos con Machine Learning. Así, se emiten órdenes de trabajo basadas en la retroalimentación de la máquina, sin ninguna interacción humana

Un mantenimiento ideal llegará de la mano de máquinas que se autoevalúen y envíen datos al software de mantenimiento de la empresa.

Mantenimiento Automatizado

Posteriormente, el software puede realizar los informes que generarán órdenes de trabajo para los operarios y robots, añadiendo tareas para mantener los activos en estado óptimo.

Además, se irán analizando estos parámetros para poder mejorar la efectividad del proceso. Se trata de ciclos de mejora para un éxito continuo, con la posibilidad de una retroalimentación.

Pasos para aplicar un mantenimiento moderno

No es fácil aplicar toda la serie de factores que hemos visto. Muchas empresas ni siquiera se encuentran cerca de lograrlo.

Veamos una pequeña guía de pasos para acercarnos al mantenimiento moderno.

1. Identifica qué áreas de sus operaciones necesitan mejorar

Para esto puedes comenzar con una auditoría de mantenimiento, donde recopilarás los datos que te ayudarán a ubicar los eslabones débiles. Esto te dará una radiografía honesta y detallada de las fallas en el proceso.

2. Prioriza las diversas tareas y proyectos en tu lista

Coloca los que tendrán el mayor impacto (o que perjudican más) en la parte superior de la lista. Esta etapa debe proporcionarte objetivos claros y prácticos para pasar a planificar.

3. Planifica

Una vez que hayas establecido las prioridades, debes comenzar a trazar un plan detallado para la ejecución. En este punto, puedes consultar a tu proveedor de CMMS, que te asesorará sobre formas de mejorar y cumplir con las metas, con base en los datos.

4. Ejecuta

En esta etapa, la recopilación de datos también es fundamental. Al realizar un seguimiento del progreso, puedes ver qué tan efectivos son los planes para lograr los objetivos fijados. El monitoreo constante será clave para identificar cualquier problema o área de mejora.

5. Retroalimenta

La mejora continua es el último paso. La clave del éxito continuo es reevaluar siempre tu progreso como un ciclo, utilizando los datos que has recopilado para medir tus logros. Cada organización deberá definir cuáles son los indicadores a medir y cómo lo hará.

Existen una serie de indicadores clave de rendimiento para medir el mantenimiento, se los denomina KPI.

inteligencia artificial y mantenimiento moderno
La inteligencia artificial se está convirtiendo en uno de los componentes más poderosos dentro del mantenimiento moderno, y engloba disciplinas como el aprendizaje automático y el análisis predictivo.

Cada uno de estos pasos te llevará más cerca de mejorar los procesos diarios para influir en resultados más positivos y ahorros de tiempo y recursos. Pero no debes olvidar que debes contagiar la filosofía moderna hacia todas las áreas de tu empresa.

Muchos gerentes ya tienen una idea de dónde pueden mejorar, pero el siguiente paso para crear un plan y ejecutarlo puede ser un desafío.

Para hacerlo, establece expectativas realistas. Asegúrate de tener aceptación por la nueva tecnología y deja que los datos lideren el camino hacia nuevos hallazgos. De esta forma, podrás competir en un mercado cada vez más globalizado y cambiante.

Conclusiones

  • Para que el mantenimiento moderno funcione, necesitas una base de datos donde puedas almacenar información de cada equipo y sus características. Para lograr esto, lo recomendable es contar con un Software de Mantenimiento profesional, como MP Versión 10.
  • Adaptarse a la dinámica de la Cuarta Revolución Industrial es imprescindible para aplicar los fundamentos para desarrollar el mantenimiento moderno.
  • Las técnicas modernas de mantenimiento no son sencillas de aplicar, pero pueden significar inversiones muy importantes con retornos a largo plazo.

¿Buscas un Software de Mantenimiento?

Encuentra una lista comparativa de herramientas y asesoría gratuita para elegir el software adecuado en ComparaSoftware.


Referencias:

2020. Plantservices.Com. https://www.plantservices.com/articles/2018/5-steps-to-kick-starting-a-modern-maintenance-strategy/.

Por Gabriel Mancuzo

Gabriel Mancuzo es Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Cuyo (Argentina) y tiene amplia experiencia en atención al usuario. La programación y los software son campos que lo apasionan. Actualmente, redacta artículos para el blog de ComparaSoftware en las áreas de Gestión de Proyectos, Atención al Cliente, Marketing y Ventas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *