¿Cómo Mejorar la Compatibilidad con el Cliente?

Antes de iniciar operaciones, un emprendimiento debe superar una serie de filtros como determinar el perfil de cliente ideal y las ventajas competitivas de la nueva empresa. Pero aunque hagamos todo esto correctamente y apuntemos a nuestro público objetivo con acierto, todavía es posible que debamos lidiar con situaciones incómodas debido a una mala compatibilidad con el cliente.

Pocas empresas piensan en lo importante que es ser compatible con el usuario antes de tomar la decisión de ofrecer un producto / servicio. Sin embargo, considerar este aspecto va a influir mucho en el éxito o fracaso de un negocio, ya que no todo es tan fácil como ofertar y vender.

Muchas empresas cuentan con carteras de servicios de alta demanda. Aun así, nunca logran despegar del todo o permanecen a la sombra de la competencia durante años. Esta es una prueba de que el éxito no está solo en ofrecer un buen producto.

Evaluar la compatibilidad con el cliente es importante para diseñar una promesa de experiencia acorde con las expectativas del mercado. Esto nos permitirá ahorrar dinero y recursos.

¿Qué es la compatibilidad con el cliente?

La compatibilidad se refiere al grado de ajuste o adecuación que existe entre las necesidades del cliente y las capacidades operativas o comerciales de la empresa. Una alta compatibilidad influirá en una mayor satisfacción, mientras que una baja compatibilidad significa que la compañía tal vez deberá invertir más en publicidad, programas de lealtad y estrategias de retención.

Factores para determinar la compatibilidad con el cliente

La compatibilidad es una dimensión que toma en cuenta las capacidades operativas y comerciales de una empresa. Por lo tanto, no se trata solo de fabricar un producto de calidad o diseñar un servicio competitivo, sino que deben considerarse también las expectativas del usuario en cuanto a servicio al cliente, políticas empresariales, garantías, beneficios y más.

Si la percepción del comprador es negativa, los criterios de compra inclinarán la balanza a favor de la competencia y nos será más difícil vender.

Sabiendo esto, al momento de medir la compatibilidad con el cliente debemos fijarnos en aspectos técnicos, estéticos, operativos y financieros.

Aspectos técnicos

Dependiendo del tipo de producto o servicio ofrecido, hay características técnicas que el comprador siempre va a considerar, como: dimensiones, peso, color, talla. Si ofrecemos un producto digital, entonces los aspectos técnicos podrían ser: almacenamiento, integraciones, automatización, personalización, uso multiplataforma.

La compatibilidad con el cliente va a depender de qué tanto se acomoda nuestra oferta a las expectativas del usuario final. Una solución común al factor técnico es diseñar propuestas comerciales distintas para cada prototipo de cliente, es por esto que al visitar un local de tiendas para acampar encontrarás modelos de 2, 4 y hasta 6 ocupantes.

En el contexto de los productos digitales, la compatibilidad técnica se puede mejorar ofreciendo planes que varíen en capacidad de almacenamiento o integraciones, como ocurre en la industria del software.

Aspectos estéticos

La estética no es solo la belleza de un producto, sino también los componentes visuales de una tienda online o sitio web.

La tipografía, los colores y la distribución del contenido influyen tanto en la experiencia de usuario como en la experiencia de compra. De hecho, no es inusual que una empresa competitiva pierda clientes por no satisfacer las expectativas estéticas del consumidor. Los negocios son víctimas de esto a diario, cuando el cliente deja de comprar o no se registra para la versión de prueba de un software porque no entiende cómo hacerlo.

Entonces, ¿cómo mejorar la compatibilidad con el cliente en el ámbito estético? La solución pasa por realizar un análisis de puntos de fricción, identificar las brechas que el usuario promedio encuentra al momento de visitar nuestro sitio web o tienda en línea, y deshacernos de los obstáculos visuales.

Aspectos operativos

rollercoaster logistics GIF by DHL

La operatividad empresarial tiene que ver con la calidad del servicio al cliente y las funciones logísticas.

No es extraño oír hablar de compañías que, a pesar de ofrecer un producto o servicio excepcional, enfrentan quejas constantes por mala atención al usuario, retraso en los envíos o despachos incompletos. Esta es una clara señal de incompatibilidad operativa con el cliente, y debe solucionarse a tiempo.

Además de hacer un análisis interno de fortalezas, amenazas, debilidades y oportunidades, las empresas pueden mejorar la compatibilidad con el cliente en el ámbito operativo adoptando un Software de Mesa de Ayuda y acordando alianzas con couriers.

  • Un Software de Mesa de Ayuda disminuirá los tiempos de respuesta y permitirá ofrecer al usuario soluciones definitivas con un menor esfuerzo, ya que incluye funciones como los agentes virtuales y las bases de conocimiento.
  • Concretar alianzas con más couriers le dará alternativas al cliente cuando sea momento de realizar un pedido, así podrá elegir el método y condiciones que mejor se adecúen a sus necesidades. También evitaremos depender de una sola compañía de logística.

Aspectos financieros

Por último, están los aspectos financieros, que tienen que ver con el poder adquisitivo del usuario, los métodos de pago y opciones de financiamiento disponibles.

Las empresas que venden producto o servicios costosos pueden mejorar la compatibilidad con el cliente ofreciendo facilidades de pago o suscripciones mensuales, aunque todo dependerá de qué vendemos y del modelo de monetización que hayamos diseñado.

Un negocio con una oferta competitiva puede verse en problemas para cerrar ventas si el precio final es idéntico al de la competencia, pero las opciones de pago son menos convenientes.

Imagen por defecto
Leomerly Salismey
Artículos: 173

Deja un comentario