Categorías
Gestión de Proyectos

Metodología Waterfall: Qué es | Ventajas y Desventajas

Si has trabajado en Gestión de Proyectos, es muy probable que hayas escuchado sobre la Metodología Waterfall o de Gestión en Cascada.

Este modelo tradicional de gestión tiene sus orígenes en industrias que nada tenían que ver con software, como la fabricación y construcción, donde surgió por necesidad. En esos campos, el desarrollo de proyectos debía ocurrir de forma secuencial.

La metodología fue implementada por primera vez en 1970 por Winston W. Royce y, rápidamente, se empezó a adaptar a una gran variedad de industrias debido a su secuencia lógica y facilidad de implementación.

¿Buscas Software Gratis?

Algunas de las mejores herramientas para empresas son gratuitas. Revisa nuestro listado.

Qué es la Metodología Waterfall o Cascada

La metodología Waterfall o Cascada es un enfoque de gestión de proyecto lineal y secuencial, donde los requisitos de los stakeholders, especialmente los clientes, se recopilan al inicio del proyecto para luego diseñar un plan secuencial que se adecúe a ellos.

Royce definió originalmente 5 fases estrictas en orden lineal:

  • Requisitos: Todos los requisitos del cliente se listan, de esta manera se pueden planificar las siguientes fases sin demasiada participación del cliente, pero manteniendo una comunicación fluida hasta que se complete el desarrollo. Es necesaria una buena especificación de cada requisito para así estimar los recursos.
  • Diseño: La fase de diseño se divide en subfases de diseño lógico y diseño físico. El diseño lógico es cuando se intercambian ideas y se teorizan las posibles soluciones. La subfase de diseño físico es cuando todas esas ideas y esquemas teóricos se convierten en especificaciones concretas.
  • Implementación: En esta fase, los programadores o desarrolladores asimilan los requisitos y especificaciones de fases anteriores, y producen el código o base para hacer realidad el proyecto.
  • Verificación: El cliente revisa el producto para asegurarse de que cumpla con cada requisito establecido al comienzo del proyecto. El objetivo de las pruebas es verificar la calidad del software o producto. En esta fase, se pueden apreciar posibles defectos.
  • Mantenimiento: Durante esta fase, el cliente utilizará regularmente el producto, pudiendo descubrir más fallas o posibles características inadecuadas. El equipo entonces aplicará las soluciones que sean necesarias para que el cliente esté satisfecho.

Ventajas y desventajas de la Metodología Waterfall

Ventajas

  • Es uno de los modelos más fáciles de administrar. Cada fase tiene entregables específicos y un proceso sencillo de revisión.
  • Debido a que los requisitos del proyecto se acuerdan en la primera fase, la planificación y programación es simple y clara.
  • Funciona muy bien para proyectos de menor tamaño donde los requisitos se pueden comprender fácilmente.
  • Tanto el proceso correspondiente como los resultados estarán bien documentados.
  • Con un cronograma de proyecto completamente establecido, puede proporcionarse una estimación precisa del costo, los recursos y los plazos.
  • Es fácil medir el progreso a medida que se avanza y se conquistan hitos.
  • Los clientes no pueden agregar constantemente nuevos requisitos al proyecto, por lo que no se retrasa la producción.

Desventajas

  • No es un modelo ideal para proyectos de gran tamaño.
  • Si los requisitos no están claros al principio, es un método poco efectivo.
  • Se dificulta mucho ir atrás en el proceso y hacer cambios.
  • El proceso de prueba comienza una vez finaliza el desarrollo. Por lo tanto, hay muchas posibilidades de encontrar errores que pueden ser caros de solucionar.
  • Puede ser difícil para los clientes articular todas sus necesidades al comienzo del proyecto.
  • Si el cliente no está satisfecho con el producto en la fase de verificación, puede ser muy costoso diseñar el código nuevamente.
  • Este plan de proyecto es lineal, rígido y carece de flexibilidad para adaptarse a eventos inesperados.

Usos de la Metodología Waterfall

En la metodología Waterfall hay muchos ejemplos, ya que es modificando esta metodología como se han introducido modelos de desarrollo capaces de abordar algunos de los errores y desventajas de la Gestión en Cascada convencional.

Es frecuente también combinar Waterfall con modelos de gestión para el desarrollo de software, así se aprovechan las ventajas de ambas metodologías.

Waterfall, por ejemplo, combinado con Agile o Ágil ha demostrado ofrecer muy buenos resultados y es ampliamente usado.

Por Angel Patino

Ángel Patiño es Licenciado en Educación, Magíster en Lingüística y redactor freelancer. Le apasiona escribir sobre Software de Gestión de Mantenimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *