Base de datos relacional

Base de datos relacional: características, ejemplos y modelos


Cuando hablamos de bases de datos, uno de los tipos más utilizados y que debes conocer es la base de datos relacional. En este artículo te explicaremos de qué se trata y por qué es fundamental para las empresas.

¿Qué es una base de datos relacional?

Una base de datos relacional es un conjunto de información que se organiza en tablas de columnas y filas (registros). Se llama relacional, justamente, porque los datos se ordenan en relaciones predefinidas. Esas relaciones son conexiones lógicas entre las tablas que interactúan al conectar diferentes aspectos de ellas. 

Si conoces bien las hojas de cálculo de Excel puedes ver que son bastante parecidas, pero no son iguales. De hecho, las bases de datos relacionales están diseñadas para recopilar grandes volúmenes de datos. Mientras que las hojas de cálculo de Excel son más apropiadas para cuando no necesitas hacer un manejo de datos tan complicado. Además, las bases de datos relacionales permiten que muchos usuarios accedan y consulten los datos de forma rápida y segura.

Modelo relacional de base de datos: concepto

El modelo de base de datos relacional fue creado en 1970 por Edgar Frank Codd desde los laboratorios de IBM, para mejorar la forma en que se consultaban los datos. Para comprender mejor cómo funciona y por qué es tan importante en la era digital, te explicaremos algunos conceptos fundamentales. 

Si bien era muy complejo para la época, este modelo se basa en el principio de guardar los datos como relaciones (tablas). Las tablas están formadas por filas, que puedes ver en forma vertical (registros), y también por columnas, que puedes ver en dirección horizontal. Cada fila contiene un ID único, denominado clave, y las columnas de la tabla contienen los atributos de los datos.

El modelo de base de datos relacional se puede aplicar a múltiples estructuras de empresas comerciales, financieras y tecnológicas.

Los atributos son las características que queremos destacar de las entidades, se refieren a las personas, organizaciones, objetos o conceptos sobre los que nos interesa almacenar información. 

Ese ID único de cada registro se conoce como clave primaria (primary key o PK). Mientras que cada fila se puede vincular para crear una relación entre tablas diferentes, mediante una clave externa (foreign key o FK). La clave externa se presenta como la clave primaria de otra tabla existente.

De esta forma, puedes vincular cualquier tabla (o relación) con otra mediante un atributo en común. 

Modelo entidad-relación de base de datos relacional

Como mencionábamos anteriormente, las entidades son las personas, organizaciones, objetos o conceptos sobre los que nos interesa almacenar información. 

Ahora bien, la forma de representar las relaciones entre esas entidades es mediante el modelo entidad-relación. Su aspecto es el de un diagrama de flujo, en el que aparecen elementos como los tipos de cardinalidad, las entidades, los atributos y las acciones. 

Cuando hablamos de cardinalidad nos referimos a la forma en que se relacionan las entidades o tablas. Existen tres tipos:

  • Uno a uno (1:1) Este tipo de cardinalidad se da cuando por ejemplo un registro de la entidad A, se relaciona únicamente con un solo registro de la entidad B y viceversa.  
  • Uno a muchos (1:M) Es cuando una entidad A se relaciona varios registros de una entidad B, y cada registro de la entidad B se relaciona únicamente con un registro de la entidad A. 
  • Muchos a muchos (M:M) Aparece cuando la entidad A se relaciona varios registros de una entidad B y un registro de una entidad B se relaciona varios registros de la entidad A. 
En esta imagen vemos un ejemplo de modelo entidad relación de una base de datos relacional con muchos cuadros conectados entre sí por líneas
El modelo entidad relación de una base de datos relacional se compone de distintos elementos como la cardinalidad, las entidades, los atributos y las acciones.

Como decíamos al inicio, las entidades hacen referencia a las tablas de la base datos y se representan en rectángulos. Por ejemplo, una empresa de venta de indumentaria puede tener la Tabla Clientes, la Tabla Compras y la Tabla Artículos. 

Los atributos son las columnas dentro de las tablas y se representan en óvalos. Siguiendo con el ejemplo, en la tabla cliente podemos tener la columna Nombre, la columna ID cliente y la columna Email. 

Por último, las acciones tienen que ver con cada acción que permite que se relacionen las entidades entre sí. Las puedes ver representadas con rombos. En el caso de nuestro ejemplo, la acción puede ser REALIZA para conectar Clientes con Compras, refiriéndose a que el cliente hace una compra.

SQL: el lenguaje básico de una base de datos relacional

Si escuchaste hablar de las bases de datos relacionales, seguramente también has oído sobre SQL. El modelo de base de datos relacional suele contar con este lenguaje de consulta estructurado, también conocido como Structured Query Lenguage

SQL consiste en un lenguaje de definición, manipulación y control de datos. Por lo tanto, puede hacer consultas, insertar datos, actualizar, borrar, crear y modificar esquemas, como también brindar categorías de control de acceso. 

De esta forma, emplea el álgebra y el cálculo relacional para hacer las consultas que desees, siempre y cuando conozcas sus comandos y los tipos de datos que quieres analizar. De esta manera podemos hablar de datos cuantitativos, que se refieren a los números pura y exclusivamente. Y también de datos cualitativos, que son justamente cualidades, y puedes usarlas para describir hechos no ponderables en valores numéricos.

¿Cuándo usar una base de datos relacional?

Cuando una empresa quiere tomar decisiones a partir de sus propios datos, les es conveniente utilizar bases de datos relacionales. Se pueden usar para realizar un seguimiento de inventario, analizar las finanzas de un ejercicio económico, evaluar las ventas generadas durante el año o proyectar el futuro de la organización según la identificación de patrones y gráficos. 

Por ejemplo, a través de una visualización de datos en Power BI realizados por un analista de datos, es posible identificar si las ventas de una empresa dedicada al transporte de pasajeros crecerá durante las próximas semanas. Esto se obtiene a partir de un análisis descriptivo de los años anteriores, en el que es posible identificar que cada año, por ejemplo, durante el período entre diciembre y enero, crecen las ventas de pasajes.

Entonces, una base de datos relacional puede servirte de muchas maneras posibles, pero lo importante es tener en cuenta el tipo de datos que necesitas analizar, para qué los necesitas y el tipo de empresa a la que perteneces. Después de todo, las bases de datos relacionales son una de las formas más eficientes y flexibles de acceder a información estructurada. Además, el criterio de la coherencia como parte fundamental de una base de datos relacional garantiza la integridad de los datos que estás guardando y utilizando para analizar.  

Ejemplos de bases de datos relacionales

Ahora que te hemos explicado como funciona una base de datos relacional, puede ser útil que conozcas los sistemas de administración de bases de datos relacionales que existen en el mercado.

También conocidos por sus siglas RDBMS, los sistemas de administración de bases de datos relacionales son programas que te ayudan a crear, modificar y administrar bases de datos relacionales. Están diseñados para administrar grandes cantidades de información muy importante para el usuario, sobre todo cuando la información se vuelve cada vez más compleja.

Algunos ejemplos de sistemas de administración de bases de datos relacionales son MongoDB, Azure SQL Server, PostgreSQL y MySQL Gestión Base de Datos. 

Conclusión

Ahora que conoces en profundidad lo que es una base de datos relacional, puedes comprender mejor si es la opción adecuada para tu negocio. Como decíamos, de ello dependerán las necesidades de los tipos de datos que estés generando y los fines para los que quieras utilizarlos.

Las bases de datos relacionales pueden ser grandes aliados en la toma de decisiones, como también aportar insights (datos valiosos) acerca de lo que sucede en una organización, aun cuando muchas veces pasa desapercibido. 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba