Categorías
Mantenimiento

Mantenimiento Aeronáutico | Definición y Procedimientos

Si bien aún existe mucha gente con miedo a volar, gracias a las tareas de mantenimiento aeronáutico las probabilidades de que nos pase algo como pasajeros en un vuelo son menores que cuando vamos al volante de un coche.

Cuando abordamos un avión, nuestra seguridad depende de la rigurosidad con la que la aeronave que nos transporta ha sido mantenida. Si somos pasajeros, no se nos ocurre ninguna tarea de inspección más necesaria que esa.

Un plan organizado y sistemático de mantenimiento hará que despegar los pies de la tierra sea una experiencia cómoda y confiable.

En este artículo, conoceremos los tipos de mantenimiento aeronáutico y las tareas que conllevan para que, si tienes la mala suerte de que algo ocurra, sea solo una anécdota que luego puedas contar en tierra.

Mantenimiento Aeronáutico: definición

El mantenimiento aeronáutico es el plan que incluye todas las tareas que deben realizarse en una aeronave comercial o civil para garantizar su correcto funcionamiento.

Estas actividades están sujetas y se realizan cuando:

  • Se ha cumplido un tiempo específico de vuelo (medido en horas).
  • Hemos sometido la aeronave a un uso específico. Por ejemplo: cantidad de despegues/aterrizajes.
  • Se evidencia una falla, avería o comportamiento extraño.

El objetivo del mantenimiento aeronáutico es cumplir con las reglamentaciones del fabricante y la autoridad competente, asegurando la aeronavegabilidad del equipo.

Las tareas de mantenimiento incluyen:

  • Las inspecciones periódicas.
  • Las revisiones pre-vuelo.
  • Monitoreo de rendimiento.
  • Registro de ajustes y tareas en el equipo.
  • Realización de modificaciones y reparaciones.

Hay que tener en cuenta ciertos aspectos a la hora de conducir una actividad de mantenimiento aeronáutico. Su planificación dependerá de:

  1. El fabricante de la aeronave.
  2. El operador.
  3. La autoridad de regulación en el país o región.
  4. Otras entidades u organizaciones que se vinculen u operen el equipo.

Cada aeronave, por su categoría y uso, se someterá a regulaciones diferentes. Cada situación será particular, y muchas veces, hay equipos que pasan a ser obsoletos en lugar de ser enviados a mantenimiento. Por ejemplo: los aviones más antiguos suelen ser retirados de las flotas debido al elevado coste de una revisión.

Es importante conocer las regulaciones locales para realizar las tareas de mantenimiento aeronáutico conforme lo estipulado por la ley.

Tipos de Mantenimiento Aeronáutico

1. Mantenimiento Preventivo

El mantenimiento preventivo es el que se realiza con regularidad para reducir la probabilidad de que una aeronave falle. Se limita a trabajos que no impliquen operaciones complejas de montaje, y puede realizarse por el piloto en algunos casos.

Cada fabricante provee un manual para este tipo de tareas.

Todos los pilotos que realicen mantenimiento preventivo deben sumar una entrada a la bitácora. La entrada debe incluir la siguiente información:

  •  Una descripción del trabajo, como “cambio de aceite (Shell Aero-50) a las 2345 horas”.
  • La fecha de finalización del trabajo realizado.
  • El nombre, la firma, el número de certificado y el tipo de certificado del piloto.

Para llevar registro de varias aeronaves, es conveniente usar un Software de Mantenimiento, ya que este nos permitirá especificar fichas particulares, programar trabajos, monitorear equipos y organizar un plan de mantenimiento con notificaciones y alertas.

Algunos ejemplos de mantenimiento aeronáutico preventivo son:

  • Retiro, instalación y reparación de neumáticos de tren de aterrizaje y cordones de choque.
  • Servicio a los amortiguadores del tren de aterrizaje, agregando aceite, aire o ambos.
  • Aplicar material conservante o protector a los componentes donde no se requiere el desmontaje de ninguna estructura.
  • Reemplazar ventanas laterales (mientras que el trabajo no interfiera con la estructura o sistemas operativos de la aeronave).

Un programa completo de operaciones planificadas y preventivas también debe responder a ciertos factores:

Revisiones en tránsito

Se realizan antes de cada vuelo. Se trata de una inspección rápida en la que se comprueban aspectos generales: el estado de los neumáticos, el nivel de aceite, la estructura general, etc.

Controles diarios

Esta tarea consiste en revisar el nivel de aceite entre 15 y 30 minutos después de apagar los motores. Por lo tanto, el nivel de aceite no se puede controlar antes del primer vuelo del día.

Llegado el caso de hacerlo antes del primer despegue, la aeronave deberá efectuar un rodaje de al menos dos minutos para calentar el aceite, y luego tendrá que apagarse el motor para el chequeo.

Inspección de 48 horas

Pueden incluir controles más completos que los diarios, como la comprobación de las ruedas y los frenos, la sustitución de líquidos (aceite de motor, líquido hidráulico), la inspección y sustitución del aceite de la unidad de potencia auxiliar y la inspección visual del fuselaje, las alas, el interior y la cabina.

Verificaciones de tiempo límite

Es importante conocer y estar alerta a las revisiones de protocolo cuando el equipo cumple ciertas horas de vuelo. Un Software de Mantenimiento Predictivo puede ser de utilidad para no pasar por alto estas inspecciones vitales, donde se incluyen las revisiones de motores, los controles de aeronaves y otros sistemas operativos.

Revisiones del ciclo

Además del tiempo límite (horas de vuelo), algunos componentes miden su vida útil en los ciclos cumplidos o procesos realizados.

Por ejemplo, el tren de aterrizaje debe someterse a inspección con base en el número de despegues y aterrizajes.

Otros componentes que atienden a esta dinámica son: la estructura, componentes del motor, los álabes de la turbina, etc.

Revisión de cartas

Estas revisiones se identifican con las letras A, B, C y D:

  • Revisión A: Se realiza cada 400-600 horas o cada 200-300 ciclos (el despegue y el aterrizaje comprende un ciclo). Normalmente, se efectúa en hangares en tierra y tiene una duración mínima de 10 horas.
  • Revisión B: aproximadamente cada 6-8 meses. Tiene una duración de entre 1 y 3 días. Estas inspecciones se llevan a cabo en los hangares de los aeropuertos.
  • Revisión C: Se lleva a cabo cada 20-24 meses. Es mucho más profunda que la revisión B, ya que implica el chequeo de un mayor número de partes. Para las revisiones C, la aeronave debe quedar fuera de servicio. El tiempo requerido para completar estas revisiones es de 1 a 2 semanas.
  • Revisión D: se realiza aproximadamente cada 6 años y consiste en una revisión en la que prácticamente todas las aeronaves se someten a un procedimiento de inspección y reparación. Suele realizarse en un plazo de dos meses, dependiendo de la aeronave. Los aviones más antiguos suelen ser retirados de las flotas debido al elevado coste de una revisión tipo D. A lo largo de su vida útil, un avión comercial se somete a tres revisiones D antes de ser retirado.

2. Mantenimiento Correctivo

Se refiere a las reparaciones, reemplazos, modificaciones y alteraciones que se realizan cuando los componentes de la aeronave ya se han averiado, fallan o requieren desmontarse.

Su objetivo es restaurar el equipo a su condición de funcionamiento normal, asegurando su aeronavegabilidad.

Si bien cada país o región tiene protocolos particulares, cuando se realizan reparaciones o alteraciones mayores, estas deben aprobarse por la autoridad correspondiente.

Las reparaciones menores pueden ser aprobadas para volver al servicio con una entrada en los registros de mantenimiento firmada por un mecánico. Deben superarse las inspecciones pre-vuelo y estas operaciones deben ejecutarse por técnicos certificados por una institución de reparación calificada.

Un técnico de mantenimiento de aeronaves es un profesional que tiene una licencia para realizar mantenimiento aeronáutico. Generalmente, estos títulos deben avalarse por las direcciones de aviación civil.

Las actividades de mantenimiento correctivo deberán definirse por especialistas luego de una inspección de las fallas, sin importar su tipo: fuga de combustible, problemas con el tren de aterrizaje, etc.

Una vez identificado el problema, el proceso pasa a manos de profesionales y consta, casi siempre, de los siguientes pasos:

  • Solicitud de reparación.
  • Inspección de componentes afectados.
  • Ejecución de la reconstrucción.
  • Solicitud de inspección.
  • Inspección Final.
  • Aprobación.

Conclusiones

El mantenimiento aeronáutico es uno de los más regulados y organizados que existen, pero su correcta ejecución requiere de herramientas que puedan ayudar a llevar un registro minucioso.

Es por esto que las compañías que realizan estas actividades, cuentan con Software de Mantenimiento. Estas soluciones permiten llevar un plan organizado para cada aeronave sin dejar nada librado al azar.

Visita ComparaSoftware para hallar comparativas, completas y gratuitas, de los mejores software para gestión de mantenimiento del mercado. Podrás recibir asesoría sin costo para elegir uno.

Por Gabriel Mancuzo

Gabriel Mancuzo es Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Cuyo (Argentina) y tiene amplia experiencia en atención al usuario. La programación y los software son campos que lo apasionan. Actualmente, redacta artículos para el blog de ComparaSoftware en las áreas de Gestión de Proyectos, Atención al Cliente, Marketing y Ventas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *