Fases de la metodología híbrida


Durante las fases de la metodología híbrida se busca tener flexibilidad en cada tarea y solo el inicio del proyecto está definido con firmeza.

El trabajo se divide de arriba hacia abajo en distintas fases y subfases, donde cada período tiene su acumulación. Veamos cuáles son las fases de la metodología híbrida.

Fases de la metodología híbrida

Requerimientos

La función de esta primera fase establece para qué sirve un sistema, qué es lo que debe hacer. Tanto el técnico cómo el cliente deben valorar los resultados de cada procedimiento y es en esta fase en la que se le suministran de ambos (técnico y cliente) de los medios para hacer tal valoración.

Diseño

Esta fase permite que la estructura de los datos se defina para poder tener acceso a la base de datos. De manera que la información obtenida sea exacta y actualizada.

Desarrollo

Aquí es donde se codifica el software, donde se le da un formato compatible con la máquina para la que está siendo fabricado.

Dependiendo de las necesidades del proyecto, cada una de las fases puede ejecutarse en secuencia o en paralelo.

La metodología de desarrollo híbrida también permite la superposición de fases, por lo que se puede iniciar un proceso sin tener que esperar a que finalice el anterior. Claro está, siempre y cuando no haya dependencias.

Por último, las fases se dividen en varios sprints que suelen durar entre 4 y 6 semanas. A los Sprints híbridos se les pueden realizar ajustes o terminaciones si las circunstancias así lo exigen.

Ahora que hemos desglosado las fases de la metodología híbrida, expondremos un poco sobre sus características principales.

Metodología híbrida características

La metodología híbrida tiene características que combinan a las vistas en el modelo ágil y en el modelo tradicional de cascada. Cuando se quiere optar por un modelo hibrido, siempre se debe de proponer optimizar esa relación ágil-cascada que mejor se adapte a las necesidades del proyecto.

La mezcla de ambos enfoques ocurre al comienzo desde proyecto y dependiendo de cuanto tenga de cada enfoque puede denominarse metodología Wagile o Agifall.

El uso de la metodología de desarrollo híbrida ha venido aumentando de manera paulatina. Al tener las ventajas de ambos enfoques, el tradicional y el ágil, es fácil adaptar el proyecto a necesidades de cada organismo, por lo que se incrementa la productividad.

Implementar un Software de Gestión de Proyectos es una buena forma de sacarle mayor ventaja a la metodología hibrida. Por ejemplo, Wrike es bastante flexible porque se adapta a la forma de trabajo. Estos es ideal para ejecutar las fases de la metodología híbrida.

Metodología de desarrollo híbrida

La metodología de desarrollo híbrida es compatible con todas las industrias y con todos los equipos. Aun así, cuando los proyectos y los equipos son pequeños, la metodología ágil es más recomendable.

Esta metodología funciona bien para reutilizar el código de software teniendo siempre en cuenta la calidad de los productos futuros. Esto, además de proporcionar flexibilidad, supone gran velocidad de entrega, a la vez que se mantiene al cliente al tanto del nivel de calidad del producto final.

La metodología híbrida es ideal para un proyecto que involucra tanto el desarrollo de software como el de hardware.

A la metodología ágil proveniente del desarrollo de software y el modelo cascada que se deriva del mundo de la manufactura, se unen y se emplean en el modelo hibrido. De esa manera, se cubren ambos campos.

Antes de finalizar, te sugerimos que revises nuestra lista de Software de Gestión Ágil para que las emplees en las distintas fases de la metodología híbrida. Monday y Trello te serán muy útiles.

Si quieres ahondar en el tema, te invitamos a leer acerca de la Gestión híbrida de proyectos.

Referencias

“The Hybrid Methodology Guide – All You Need To Know About Hybrid | Teodesk”. 2021. Teodesk. https://www.teodesk.com/blog/all-you-need-to-know-about-the-hybrid-methodology/


Imagen por defecto
Elizabeth Sanabria
Artículos: 392

Deja un comentario