Vemos una imagen de una persona trabajando sobre técnicas de recolección de datos cualitativos con una computadora y muchos libros
Vemos una imagen de una persona trabajando sobre técnicas de recolección de datos cualitativos con una computadora y muchos libros

Técnicas de recolección de datos cualitativos: las mejores opciones


Si quieres investigar sobre las experiencias, las opiniones, emociones y observaciones de tus clientes, es probable que necesites utilizar técnicas de recolección de datos cualitativos. Estas herramientas permiten recoger datos más descriptivos y no tan numéricos como los cuantitativos, por lo que hablamos de información más difícil de recolectar. 

En este artículo te explicamos las técnicas e instrumentos de investigación cualitativa que puedes aprovechar y qué programas existen para análisis de datos cualitativos. 

Qué son las técnicas de recolección de datos cualitativos

Podemos definir a las herramientas cualitativas como uno de los métodos de investigación tradicionales que enriquecen el proceso de recolección y construcción de datos para una investigación de tipo cualitativa. 

Como mencionamos en otros artículos sobre las técnicas de recolección de datos más utilizadas, tenemos dos métodos principales de recolección de datos. En primer lugar, el método cuantitativo, que se orienta a las herramientas más estadísticas, y no abordaremos en los siguientes párrafos.

En segundo lugar, la investigación cualitativa tiene más que ver con un interés en información no estructurada. Aquí se ponen en juego palabras, sonidos, sentimientos, emociones, colores y otros elementos que no podríamos cuantificar de forma cuantitativa. Dentro de este método existen herramientas que permiten reunir esta información y construir los datos de forma verificable y sustentada científicamente. 

Vemos una infografía de las técnicas de recolección de datos cualitativos.
Infografía de las técnicas de recolección de datos cualitativos.

Por lo tanto, estos instrumentos de investigación cualitativa se utilizan para que el investigador pueda describir un contexto, un acontecimiento, a un grupo de personas o una relación concreta de forma amplia. El objetivo detrás de estas descripciones es tratar de comprender las razones, los motivos y desnaturalizar los comportamientos, pensamientos y sentimientos de ese grupo.

Por último, las herramientas de recolección de datos cualitativos se suelen estructurar con preguntas abiertas y respuestas descriptivas, además de contar con poco o ningún valor numérico. Los datos obtenidos pueden analizarse organizando los temas subyacentes de cada respuesta.

Técnicas e instrumentos de investigación cualitativa

Ahora bien, hemos explicado que las herramientas de investigación cualitativa se construyen en relación a información no numérica. Pero, ¿cómo son esas herramientas y en qué casos puedo usarlas? A continuación te explicamos cinco técnicas e instrumentos de investigación cualitativa que te pueden servir para construir datos de valor. 

1. La entrevista

Las entrevistas se conocen como una de las herramientas de recopilación de datos cualitativos más comunes por su capacidad para recopilar información muy personalizada.

Si bien existen diferentes tipos de entrevistas, cada una de ellas es ideal para un tipo de investigación u objetivo. Por ejemplo, las entrevistas informales y conversacionales son una gran opción al intentar una primera aproximación en la investigación de campo. Mediante preguntas abiertas, puedes conocer un contexto rico y detallado desde la perspectiva de una persona. 

Vemos una imagen de dos personas involucradas en una entrevista, que forma parte de las técnicas de recolección de datos cualitativos.
La entrevista es una de las técnicas de recolección de datos cualitativos que permite obtener información más detallada sobre la perspectiva de un sujeto.

Por su parte, en la entrevista en profundidad el investigador utiliza una guía o agenda que le permite orientar la conversación con el sujeto hacia los temas de interés. De hecho, es una técnica de recolección de datos que requiere tiempo y paciencia, como así también grandes capacidades comunicativas para no incomodar al entrevistado y obtener la mayor cantidad de información posible. 

Grabar y desgrabar es todo un trabajo de atención, porque no solo deberás transcribir lo que el entrevistado dice, sino también filtrar la información menos importante e identificar los temas y subtemas que surgen para guiar la investigación. 

2. Encuestas y cuestionarios abiertos

Las encuestas y los cuestionarios también son técnicas de recolección de datos cualitativos y podemos describir de forma breve su utilidad.

Mediante preguntas abiertas, los encuestados tienen libertad y flexibilidad para contestar. En lugar de tener que elegir una respuesta prediseñada, el sujeto debe responder con sus propias palabras y puede extenderse todo lo que desee.

Entre sus herramientas tenemos plataformas online como Google Forms, que permite diseñar encuestas de forma sencilla y contabilizar las respuestas, así como las aplicaciones móviles que siguen el mismo fin.

3. Grupos de discusión

Los Focus Group, como ya definimos en otro artículo, son similares a las entrevistas, pero su formato es en grupo, generalmente son conformados por 8 o 10 personas que participan en una conversación pactada.

Puedes optar por un grupo focal cuando las entrevistas individuales son difíciles de tratar o cuentas con poco tiempo para investigar a tu muestra. También son útiles al momento de investigar a un grupo específico de personas, por ejemplo, una organización a la que debas diagnosticar. 

Vemos una imagen de varias personas desarrollando un Focus Group, herramienta de recolección de datos cualitativos.
Los Focus Group se diferencian de las demás técnicas de recolección de datos cualitativos porque impulsan la participación de las personas y ahorran tiempo en la investigación.

Otro ejemplo es si quieres conocer el posible impacto de una nueva campaña de marketing sobre un grupo demográfico puntual. De esta forma, vas a lograr que la gente comparta sus puntos de vista sobre un nuevo producto en interacción con otros, lo que favorece la participación y libera algo de la tensión por cumplir con lo pactado. 

Aquí también puedes usar una guía de facilitación para ayudar a gestionar el debate y generar los datos necesarios, como también asignar un moderador que haga este trabajo.  Incluso actualmente existen plataformas donde puedes desarrollar focus groups online mediante el uso de foros en línea y videollamadas.

4. Observación participante

La observación participante es una de las técnicas de recolección de datos cualitativos que permite observar el entorno de los sujetos mediante una participación activa del investigador. 

Si bien se puede considerar que la observación contiene un sesgo de objetividad en la investigación, debido a la participación, no quita que se puedan encontrar aspectos interesantes que de otra forma el investigador no hubiera hallado. 

Sin embargo, requiere de un ejercicio de atención y práctica, dado que al participar activamente en los eventos, se puede afectar a la naturalidad de las acciones y comportamientos de los sujetos que saben que están siendo observados.

Por eso, el involucramiento de quien observa otorga una suerte de “disfraz” o “camuflaje” que alivia la tensión en los sujetos de estar siendo observados por un ente lejano. 

Aquí la herramienta infaltable es el diario de campo, junto con el levantamiento de fotografías y las grabaciones de vídeo y audio para garantizar la veracidad de la información obtenida.

5. Neuromarketing

Por último, y como herramienta más reciente, el neuromarketing es la aplicación de las técnicas de neuroimagen a la investigación de mercado que busca comprender los procesos inconscientes en la toma de decisiones de los sujetos.

El desarrollo de este tipo de investigación tiene que ver con el reconocimiento de que, muchas veces, quienes responden a una encuesta, una entrevista o un focus group no siempre dicen la verdad. Más bien, se preocupan por dar una imagen aceptable de su persona mediante respuestas ensayadas o políticamente correctas.

Por eso, el neuromarketing se enfoca en los sentimientos de las personas, utilizando herramientas como ensayos de respuesta implícita, análisis de voz, eye tracking, face analytics y datos biométricos, entre otras. 

Qué programas existen para análisis de datos cualitativos

Ahora que te hemos explicado detalladamente cada una de las técnicas de recolección de datos cualitativos, estás listo para comenzar a aplicarlas en tu investigación y obtener información útil.

Sin embargo, una vez que construyes esos datos, es momento de procesarlos adecuadamente, y en el caso de la investigación cualitativa, eso puede ser un trabajo muy tedioso de realizar. Frente a respuestas y descripciones extensas, análisis de temas e identificación de subtemas, tal vez lo más conveniente sea recurrir a un software estadístico que aliviane la tarea y te permita condensar toda esa información. 

Vemos un equipo de trabajo en una actividad laboral, con un observador participante levantando la mano.
La observación participante permite a un investigador «camuflarse» dentro de un grupo de interés y obtener información más precisa sobre los sentimientos y percepciones del mismo.

Si bien a lo largo del artículo establecimos la diferencia entre los datos cualitativos y cuantitativos desde los números y las estadísticas, los software de este tipo también pueden ayudarte a analizar información menos estructurada según sus funciones. 

QDA Miner cuenta con herramientas estadísticas y de visualización que pueden resultar útiles a la hora de representar gráficamente los análisis cualitativos. Mientras que Dataviv te permite importar toda clase de datos cualitativos (preguntas abiertas de encuestas, entrevistas, Focus Groups, comentarios de redes sociales) y analizarlos de forma visual.

Por último, Atlas te proporciona herramientas para trabajar con documentos de texto, audio y fotografías: transcripción, codificación, descripción e interpretación de resultados junto con la elaboración del informe final. 

Conclusión

Las herramientas y técnicas de recolección de datos cualitativos son opciones muy viables al momento de realizar una investigación, dado que proporcionan información que va más allá de los números. 

Decidir qué tipo de técnica o herramienta cualitativa utilizar, como así también los programas de análisis cualitativo, es una decisión que dependerá de los objetivos de tu investigación y los datos que necesites obtener. Siempre debes prestar atención a los hallazgos que se produzcan durante el desarrollo de la investigación, porque te guiarán para continuar el rumbo de la misma y saber si vas por buen camino. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta gratis la mejor opción de software para tu empresa

Iso-ComparaSoftware