Categorías
Gestión de Proyectos

5 pasos para hacer un proyecto de gestión social en tu comunidad

La gestión de proyectos no tiene que ver solo con implementaciones corporativas.

Un proyecto de gestión social es tan importantes como uno ejecutivo por el impacto que tiene en la vida de las personas y su futuro. 

Si tienes en mente un proyecto que te gustaría realizar o ya emprendiste uno, este artículo resume los pasos para una intervención con el poder de mejorar condiciones de vida.

Tómate unos minutos para descubrir cómo hacer un proyecto de ayuda social. A largo plazo, estarás ahorrando horas de investigación. 

¿Baja Productividad?

El 77% de las empresas con proyectos de alto rendimiento usa un software de gestión para el logro de objetivos.

¿Qué es un proyecto de gestión social?

Un proyecto de gestión social es un plan de ejecución de impacto comunitario que propone mejorar la vida de los miembros de una localidad.

proyecto de gestión social

El objetivo común en todo proyecto social es generar efectos sostenidos en el tiempo.

Un buen ejemplo son los comedores infantiles instalados en zonas vulnerables, donde el mal estado nutricional de los niños aumenta las brechas socioeconómicas y la desventaja educativa. 

La instalación de comedores, en un caso como este, brindaría mayores oportunidades de desarrollo personal y crecimiento profesional en un futuro inmediato a jóvenes con opciones limitadas. 

Pasos de un proyecto social

Una meta sin un plan es solo un deseo

Antoine de Saint-Exupéry

Las fases en la planificación y ejecución de proyectos sociales son distintas al ciclo de vida de un proyecto común.

Hay cuatro fases con actividades únicas que, aunque se presentan linealmente, en el mundo real se interconectan y pueden asumirse en un orden distinto.

Aquí se detalla cada fase en cuestión y qué actividades incluye.

EtapaActividades
Diagnóstico / Análisis del Entorno Social• Detección de necesidades 
• Definición de prioridades 
• Fundamentación del proyecto
• Delimitación del problema
• Ubicación geográfica
• Revisión bibliográfica
• Previsión de la población
• Previsión de recursos
• Evaluación del diagnóstico
Diseño del Proyecto • Definición de objetivos generales y específicos
• Diseño metodológico (actividades, técnicas e instrumentos, población, muestra, recolección de datos, análisis de datos)
• Disposición de Recursos (humanos, materiales, financieros)
Aplicación / Ejecución• Desarrollo
• Seguimiento
• Control
Evaluación final• Aplicación de encuestas
• Memorial del proyecto (cobertura de las actividades realizadas, incluyendo fechas, asistencia, eficacia, etc.)
Informe de cierre• Recapitulación de los resultados obtenidos, acompañada de un análisis más profundo que lo que puede cubrirse en el memorial.

Cómo hacer un proyecto social: ejemplo práctico

proyecto de gestión social

Basándonos en el listado anterior, vale la pena apoyarnos en un ejemplo práctico para que sepas cómo implementar una iniciativa comunitaria.

Veamos.  

Situación actual: Una zona de difícil acceso con una población de 100 niños carece de centros educativos cercanos. El más próximo está a 4 horas caminando; en consecuencia, los índices de analfabetismo y pobreza son muy elevados. 

Claramente, en este ejemplo hay una localidad que necesita ayuda y la implementación de un proyecto social puede ser una respuesta viable.

Quizás te parezca evidente cuál es el problema y cómo solucionarlo, pero no te confíes.

La planificación es importante para que no te alejes del tema central y te asegures de estar viendo las cosas desde un punto de vista objetivo. 

Fase 1: Diagnóstico / Análisis del Entorno Social

Lo primero que vamos a hacer es trabajar en un diagnóstico de la situación actual, así que nos haremos un par de preguntas: 

  • ¿Existe un problema? 
  • ¿Cuál es y de qué magnitud? 
  • ¿Se dispone de la información adecuada? 
  • ¿Quién están viéndose afectado? 
  • ¿Cuál es el entorno demográfico, geográfico, económico y social? 
  • ¿Cuáles son los actores más relevantes dentro del esquema del problema? 
  • ¿Cuáles son las principales causas y consecuencias? 
  • ¿Qué propuestas existen actualmente para darle solución? 
  • ¿Cuáles son las principales dificultades para resolver el problema? 

Fase 2: Diseño del Proyecto 

Una vez hayas esclarecido a profundidad cuál es el verdadero problema y estés seguro de que tus opiniones personales no van a distorsionar la realidad, puedes dar el siguiente paso. 

Ahora, vas a definir las técnicas que usarás en tu proyecto social, cuáles son los objetivos a alcanzar y cómo conseguirás hacerlo. 

Estos son los factores a tomar en cuenta: 

ActividadDescripción
Definición de objetivosDeben ser claros, realistas y fáciles de medir. También tienen que ser alcanzables, considerando las características del problema y las personas involucradas. 
Coherencia de instrumentos¿Qué herramientas son más compatibles con el contexto y población de mi proyecto (Entrevistas, encuestas, inventarios, grupos focales, etc.)
Orden de prioridadesCon base en esto, vas a definir actividades concretas y sabrás qué hacer primero.
Temporización¿Hay una secuencia que debas cumplir para que los resultados sean positivos?

Fase 3: Aplicación / Ejecución

La tercera fase de la gestión de un proyecto social se compone, a su vez, de tres grupos de procesos.

Aplicación del Proyecto

  • Sensibilización. Consiste en tomarse un tiempo antes de la ejecución para conectar con los miembros de la comunidad y explicarles que serán parte de una iniciativa que busca ayudarlos a mejorar su calidad de vida.
  • Detección de minorías activas. Es posible que, en una comunidad, haya personas de grupos étnicos o demográficos distintos a la mayoría. Es bueno que sepas quiénes son y cómo interactúan con sus vecinos, tal vez necesites emplear técnicas diferentes con ellos. 
  • Capacitación del personal voluntario. A menudo, un proyecto de gestión social incluye la participación de voluntarios. Quienes estén dispuestos a brindar apoyo deben estar familiarizados con los objetivos de la intervención, los obstáculos que viven día a día los miembros de la localidad, costumbres o tradiciones, creencias y hasta formas de hablar. 
  • Cohesión grupal. Se trata de promover un espíritu de unidad y ayuda mutua para que el desarrollo del proyecto se dé sin complicaciones. Una buena estrategia es organizar un evento de apertura o lanzamiento.

Ejecución del Proyecto

Corresponde a la puesta en marcha de todas las actividades planificadas en el paso 2. 

Seguimiento del Proyecto

  • A medida que avances, tendrás que dar seguimiento a la calidad de las actividades para sortear dificultades y hallar nuevas formas de mejorar la dinámica del proyecto. 
  • Presta atención a los detalles. La comunicación es clave en este sentido, así que pregunta constantemente a los involucrados cómo se sienten o qué consideran oportuno cambiar. 

Fase 4: Evaluación final del proyecto

La evaluación debe ser imparcial y ha de tomar en cuenta todas las etapas/actividades del proyecto social. 

Su objetivo es determinar si los objetivos de la intervención han sido cumplidos o no.

Guíate por las siguientes preguntas y te resultará más fácil llegar a una valoración objetiva: 

  • A este ritmo, ¿es posible conquistar lo que pretendemos? 
  • ¿Qué hemos logrado hasta ahora? 
  • ¿Qué cambios se han suscitado gracias al desarrollo de este proyecto?

También es una práctica útil la realización de encuestas a los participantes y la composición de un memorial o documento de referencia.

Contenido de las encuestasContenido de memorial
Itinerario (duración, dificultad de las actividades)Cobertura del proyecto en la población beneficiaria
Contenidos (nivel de comprensión, interés)Fidelización de los participantes
Calidad de liderazgo (precisión de los guías del programa, claridad, atención a dudas, etc.).Tasa de participación
Valoración general de la actividad (grado de importancia o utilidad para la comunidad, por ejemplo)Calidad de la organización o logística
Nivel de satisfacción (¿volverían a participar los encuestados? ¿Cómo calificarían la iniciativa?)Labor del personal o voluntarios involucrados

Considera también que hay criterios de evaluación que se deben contemplar para que las respuestas obtenidas sean confiables. 

Visto así, las evaluaciones han de ser:

  • Explícitas 
  • Aceptadas tanto por los participantes del proyecto como por la población
  • Comprensibles
  • Fáciles de cuantificar
  • Flexibles

Paso 5: Informe de cierre

Llegamos al último paso: la hora de la verdad. 

El informe de cierre detalla todo lo que el proyecto de gestión social ha logrado, incluyendo un resumen de los objetivos alcanzados.

También conviene realizar un nuevo diagnóstico para evidenciar cómo han cambiado las cosas luego de la intervención. 

proyecto de gestión social

Conclusiones

Tener una guía clara va a aumentar las posibilidades de que tu proyecto de gestión social cumpla su propósito: mejorar la vida de las personas.

Sigue estos cinco pasos y crea un impacto positivo en tu comunidad.

Por Rita Arosemena

Rita Arosemena es Content Manager en ComparaSoftware, redactora freelance y blogger. Su pasión por los software y la tecnología se dirige a hallar herramientas para la gestión del tiempo y la productividad que permitan a los nómadas digitales hacer más en menos tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *