Categorías
Gestión de Proyectos

Mapa de Riesgos: El Atajo para “Adivinar” los Problemas

Las empresas se enfrentan a riesgos constantemente y deben decidir cuál es la mejor manera de enfocar sus recursos de mitigación. En el mundo de los negocios, un mapa de riesgos muy a menudo se usa para clasificar la probabilidad de sufrir pérdidas.

Algunos ejemplos de posibles pérdidas incluyen daño de propiedad, renuncia inesperada de empleados o cambios abruptos en la demanda del consumidor, ciberataques, robos de información, etc.

El propósito de este artículo es explicar conceptualmente lo que es un mapa de riesgos y cómo, gracias esta herramienta, podemos anticiparlos a los riesgos efectivamente.

¿Buscas Software Gratis?

Algunas de las mejores herramientas para empresas son gratuitas. Revisa nuestro listado.

¿Qué es un mapa de riesgos?

Un mapa de riesgos es una representación gráfica de los riesgos que enfrenta una organización.

El mapa completo puede considerarse el universo conjunto de todos los riesgos que amenazan una empresa, entendiéndose como riesgo toda aquella posibilidad de pérdida.

Esta herramienta ayuda a las organizaciones a identificar y priorizar riesgos asociado con los negocios. Dicho de manera más sencilla, el mapeo de riesgos es una forma de predecir riesgos que potencialmente vulnerarían a la empresa.

Debido a que un mapa de riesgos incorpora todos los riesgos identificados por la gerencia en un gráfico, discutir sobre ellos se torna más fácil.

Estructura de un mapa de riesgos

En el mapa de riesgos de una empresa, los riesgos individuales dependen de características visuales, como el color o el tamaño, que se usan para representar los elementos asociados al riesgo, incluyendo su tipo o el departamento responsable de gestionarlo.

En la estructuración de un mapa de riesgos, así como en la administración de proyectos, se pueden clasificar los riesgos, en términos generales, como:

  • Estratégicos
  • De cumplimiento
  • Operativos
  • Financieros

Pero cada empresa debería diseñar sus propias listas teniendo en cuenta factores internos y externos específicos que podrían afectar a la empresa.

Los llamados riesgos de reputación, a pesar de ser muy empleados en la simbología de mapas de riesgos, no existen como tal. La mala reputación es en realidad uno de los efectos de los posibles riesgos que afecten a la empresa.

Se debe estimar la frecuencia, el impacto potencial y, por último, los posibles procesos de control a realizar para compensar cada riesgo. Además, cada uno debe ser priorizado correctamente y los que mayor impacto pudiesen tener se deben gestionar mediante la aplicación de procesos de control, para así disminuir su posible ocurrencia.

A medida que las amenazas a la empresa evolucionan y las vulnerabilidades cambian, el mapa de riesgos debe ser reevaluado periódicamente.

Además, las empresas deben revisar sus mapas de riesgos regularmente para garantizar que los más relevantes se estén gestionando de forma efectiva.

¿Cómo hacer un mapa de riesgos?

Para entender cómo hacer un mapa de riesgos, se debe primero entender que, como cualquier gráfico, este mapa tiene dos ejes.

Estos ejes representan la probabilidad (eje x) y el impacto (eje y) de cada riesgo.

En la esquina inferior izquierda del gráfico se observa qué tan grande es la probabilidad de que ese riesgo ocurra y su impacto en la empresa. A medida que la probabilidad aumenta, el riesgo se desplaza más hacia la derecha, y mientras mayor pérdida represente para la empresa, más arriba estará.

ejemplo de mapa de riesgos
Ejemplo de cómo se estructura un mapa de riesgos

Con una lista de riesgos debidamente calificados, el siguiente paso es ajustar cada riesgo en un cuadro, estos tienen colores diferentes que muestran la importancia relativa del riesgo en cuestión para la empresa.

Obviamente, estos colores solo son indicativos y pueden cambiar.

Ejemplo de mapa de riesgos

Como un ejemplo de mapa de riesgos sencillo de entender, se tiene esta situación hipotética:

Una empresa de seguridad de software especializada en seguridad cibernética, después de haber enlistado cada posible riesgo y clasificarlo en lotes por tipo, los distribuye en un mapa de manera que, en la esquina inferior izquierda de la pantalla, se ve la posibilidad de que uno de sus clientes más antiguos, una pequeña empresa emergente de ventas online, se vaya con la competencia.

Ya que los ingresos de este cliente representan una mínima parte de las ganancias, los gerentes ven esto como un riesgo financiero bajo, además de poco probable.

En el mapa, en la esquina superior derecha, está el riesgo de sufrir una pérdida de datos debido a una mala gerencia en el departamento actual, por lo que se evalúa el completo cambio de personal y el despido del coordinador vigente.

El primer mapeo de riesgos siempre supone un hito en la empresa, ya que necesita de mucho trabajo y trae consigo varios descubrimientos reveladores en forma de riesgos que no se hubiesen tomado en cuenta de otra forma.

Tener un mapeo de riesgos es extremadamente importante para cualquier organización, ya que se obliga a sí misma a considerar amenazas que la mayoría de las veces otras empresas no consideran hasta que es demasiado tarde.

Se necesita de constantes actualizaciones para un mapeo de riesgos efectivo, sin embargo, es un proceso continuo y un ejercicio muy saludable de planificación estratégica.

Por Angel Patino

Ángel Patiño es Licenciado en Educación, Magíster en Lingüística y redactor freelancer. Le apasiona escribir sobre Software de Gestión de Mantenimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *