Cómo funciona el modelo incremental


Dentro de las tantas opciones que la gestión de proyectos tiene para el desarrollo de software, el modelo incremental es una de las mejores. Es útil cuando el equipo no tiene la suficiente experiencia o cuando hay objetivos de riesgos altos. Por ello hay que saber cómo funciona el modelo incremental.

Este modelo hace posible que no se repitan procesos en el desarrollo de software y el cliente puede tener avances progresivos. Veamos cómo funciona y dónde se aplica el modelo incremental.

Cómo funciona el modelo incremental

Para entender cómo funciona este modelo de desarrollo de software, primero debemos tener claro que el mismo trabaja mediante un proceso progresivo. En otras palabras, se van añadiendo tareas completadas de manera continúa hasta que se logra el sistema completo.

El primer incremento es, a menudo, un producto central en el que se abordan los requisitos básicos. Como resultado, se minimizan los costos de tomar una decisión y el cliente obtiene una funcionalidad importante desde el principio.

En cada etapa del proceso de toma de decisiones se considera una pequeña cantidad de alternativas y consecuencias. El modelo incremental funcionará debidamente solo en situaciones en las que la toma de decisiones y la implementación continua, son aceptables. Es una razón más para saber cómo funciona el modelo incremental.

Una vez que el cliente analiza el producto principal, se planifican los pasos para el siguiente incremento y se agregan las características complementarias necesarias.

Ya hemos analizado cómo funciona el modelo incremental, ahora expondremos dónde debe  aplicarse y además hablaremos un poco sobre la metodología evolutiva incremental.

Dónde se aplica el modelo incremental

El modelo incremental es uno de los modelos más adoptados de proceso de desarrollo de software y se utiliza más en empresas basadas en aplicaciones y productos web.

Cuando el proyecto tiene cronogramas de desarrollo prolongados es donde mejor se aplica el modelo incremental. Además, cuando se entrega un incremento es imposible realizarle cambios. Así que es vital estar al tanto de todos requerimientos desde el inicio.

Si los requisitos del sistema se entienden claramente y el equipo de ingeniería de software no está muy capacitado, el modelo incremental es una opción viable.

También cuando surge la demanda de un lanzamiento anticipado de un producto o si están involucradas características y objetivos de alto riesgo, el modelo incremental es una opción a considerar.

Metodología evolutiva incremental

En la metodología evolutiva incremental se asume que los requisitos de un proyecto pueden cambiar en cualquier momento del desarrollo. Las tareas están divididas en módulos o iteraciones independientes, pero no aisladas una de las otras.

En cada versión posterior de un módulo incremental se va agregando una nueva función a la versión anterior. Todos y cada uno de los módulos pasan por cuatro fases: análisis de requisitos, diseño, implementación y prueba. Es así cómo funciona el modelo incremental.

Los Software de Gestión de Proyectos en conjunto con el buen desarrollo de la metodología evolutiva incremental, pueden sacar a flote hasta el más complicado de los proyectos. Por ejemplo, GanttPRO es ideal porque permite hacer configuraciones sobre la prioridad de tareas que son tan importantes al cuando deseamos cómo funciona el modelo incremental.

Mondey y Smartsheet permiten elaborar calendarios con los que se ejecuten ordenadamente las tareas e iteraciones. Así que también son excelentes opciones.


Imagen por defecto
Elizabeth Sanabria
Artículos: 392

Deja un comentario