Categorías
Gestión de Proyectos

Liderazgo Empresarial: El Secreto que Puede Salvar a tu Negocio

El liderazgo empresarial, aplicado en el momento adecuado, puede ser determinante para el futuro de una organización.

Muchas son las marcas que sufrieron o celebraron la designación de un nuevo líder en situaciones de crisis. A diferencia de lo que mucha gente cree, no existe buen o mal liderazgo.

El liderazgo no es de por sí efectivo, sino que se debe pensar en él en función del momento que atraviesa la empresa y el contexto, y entonces definir el tipo de liderazgo adecuado.

¿Baja Productividad?

El 77% de las empresas con proyectos de alto rendimiento usa un software de gestión para el logro de objetivos.

¿Qué es el Liderazgo Empresarial?

El liderazgo empresarial es la capacidad para gestionar un equipo de trabajo, en un contexto y tiempo determinado, y alcanzar las metas propuestas con la mayor efectividad posible.

No debe confundirse el rol de líder con la jerarquía de jefes dispuesta por la empresa. La posición de jefe o supervisor es la que se hace efectiva en el organigrama, pero en el mundo real el liderazgo puede ser ejercido por otra persona.

Es decir, no por ser el ejecutivo a cargo, necesariamente se es líder.

Las propias organizaciones, en su estructura, pueden favorecer el desarrollo de un liderazgo efectivo.

El líder es quien guía a otros, dispone de ciertas habilidades y características que le convierten en la persona encargada de crear soluciones, coordinar esfuerzos y definir estrategias.

Características de un líder empresarial

Cuando Winston Churchill tomó el mando del Reino Unido, durante la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en el líder que el país necesitaba, pero al terminar el conflicto quedó en evidencia que se requería otro tipo de mando.

Por eso, un buen líder se convierte en tal, según la situación y el contexto en el que se opera.

Existen formas de liderar que son efectivas para ciertas situaciones y no para otras, pero a pesar de esto hay ciertas características que cualquier líder debe tener.

Vamos a dividirlas en 3 grandes grupos.

Factores emocionales

  • El líder debe conservar la serenidad en situaciones críticas y manejar los vaivenes emocionales que puedan afectar al equipo.
  • Tiene que medir las consecuencias psicológicas y emocionales que cada estrategia implica.
  • Debe poder contagiar positividad y calma en momentos difíciles, así como saber premiar el esfuerzo.

 Factores de coordinación y gestión

  • El líder es visionario. Debe tener un panorama general del rumbo trazado, y la capacidad para aplicar cambios cuando el proyecto se desvíe.
  • Un liderazgo efectivo supone que la persona que lo ejerce sepa cómo organizar equipos y fomentar la colaboración. Además, se necesita habilidad para captar talento y aprovechar las virtudes de los empleados.
  • El líder tendrá que ser juez de situaciones que requerirán habilidades de negociación.
  • Un líder debe poseer ingenio para resolver situaciones que complican el logro de los objetivos propuestos, y conocimientos profundos en el campo empresarial donde se desarrolla.
  • Los líderes necesitan disponer de la experiencia necesaria para convertirse en referentes. Esto los habilita para compartir su conocimiento y ayudar a resolver problemas.
  • Una postura abierta a la enseñanza es otra características importante de los líderes. Los mejores tienen la facilidad para dar consejos, demostrar con hechos y ejemplificar de forma concreta y respetuosa.
  • El líder conoce los Software de Gestión de Proyectos y sabe integrarlos a la estrategia del equipo para agilizar la productividad.

Factores comunicaciones

  • Las habilidades de comunicación son fundamentales para el liderazgo empresarial. Se requiere talento para comunicar, para inspirar al equipo a enfrentar grandes retos y para transmitir los objetivos formulados.
  • Su estilo de comunicación ha de ser asertivo, preciso y respetuoso, para que cualquier miembro del equipo se sienta tranquilo expresando lo que piensa.
  • Muchas veces, el líder tendrá que informar decisiones difíciles al equipo, y la forma en que lo haga será crucial para la moral y el entusiasmo.

Tipos de liderazgo empresarial

La idea del líder suele estar estereotipada. Se le ve como un capitán arrojado y enérgico, pero existen varios estilos de liderazgo empresarial, y no todos se ajustan exactamente a esa imagen.

Cada persona puede desarrollar un tipo de liderazgo en especial y tendrá, por naturaleza, facilidad para potenciar ciertas características más que otras. Incluso pueden aplicarse estilos de liderazgo diferentes según el contexto empresarial.

Las clases de liderazgo empresarial pueden dividirse según el nivel y estilo de influencia que se ejercerá en el resto del equipo. Es decir, se puede ser más o menos autoritario sin dejar de ser líder.

1. Laissez-faire o “dejar hacer”

Es el modelo de liderazgo que menos intensidad ejerce. La influencia en el quipo existe, pero reducida al máximo.

La idea del Laissez-faire se pone en práctica cuando se quiere dar libertad a los miembros del equipo, ya que, al aplicar este estilo, los colaboradores ganan confianza. El líder tendrá en cuenta las metas alcanzadas más allá de las estrategias que cada empleado lleve a cabo para cumplirlas.

No se debe confundir esto con la anarquía. El líder que deja hacer no está siempre al margen; cuando la situación lo amerita, se hace presente para coordinar y guiar a los empleados. Sobre todo cuando se comprueba que los objetivos no se están cumpliendo.

2. Liderazgo participativo o democrático

Luego del liderazgo “dejar hacer”, que es donde menos se evidencia el liderazgo, sigue el estilo participativo. Aquí se pretende aumentar la influencia y relación entre los miembros del equipo, ya que constantemente se busca la vinculación entre colaboradores y se fomenta la participación.

La intención es generar nuevas ideas; para lograrlo, se motiva a los colaboradores a ejercer su capacidad de escucha y creatividad.

Un líder democrático se necesita en proyectos que requieren de mucho trabajo en equipo. También es positivo aplicar este liderazgo cuando se busca un cambio de dirección en la estrategia general.

3. Liderazgo transaccional

El líder transaccional ejerce su influencia gracias a su capacidad para acceder y manejar recursos empresariales, principalmente económicos.

Este tipo de liderazgo se aplica cuando se quiere generar un incentivo a los empleados con un sistema de premios a cambio de lograr objetivos.

Suele desarrollarse esta estrategia en las áreas de ventas o de servicio al cliente. Se realizan transacciones de beneficio por beneficio.

Es un liderazgo poco presente, y que sirve para situaciones muy concretas, donde se busca potenciar la efectividad laboral. La estrategia no depende de habilidades de participación o colaborativas, pero sí es necesario saber identificar el momento oportuno para tomar decisiones.

Es un tipo de liderazgo que, a largo plazo, necesita complementarse o no sobrevivirá.

4. Liderazgo autocrático

El liderazgo autocrático surge cuando se necesita tomar decisiones verticales. Entonces, el autocrático toma las riendas del asunto y define, de forma unidireccional, qué camino seguir.

Cuando se ejerce este tipo de liderazgo, los subordinados simplemente siguen órdenes. Es una estrategia de gestión útil en momentos difíciles; a veces, cuando aparecen situaciones de urgencia, simplemente se debe confiar en la experiencia y conocimiento del líder y acatar sus directivas.

5. Liderazgo situacional

Este tipo de liderazgo es como un camaleón. Se adapta al contexto y al entorno.

Un líder situacional evalúa la realidad del equipo, sus conocimientos, capacidades y habilidades, y las coteja con la actualidad de la empresa. Según los resultados, aplica uno u otro estilo de liderazgo sobre la marcha para alcanzar los objetivos propuestos.

Los líderes situacionales fomentan la participación y la comunicación bidireccional, aunque se alejan de la idea del liderazgo natural, porque su actuación está siempre controlada y supeditada a las condiciones externas.

6. Liderazgo natural

A diferencia del anterior, el líder natural trae cualidades innatas a la empresa y no premeditadas.

Quien ejerce este liderazgo ocupa el rol de forma espontánea, sin contar necesariamente con un cargo de autoridad. Esta persona suele tener un ánimo positivo y habilidades de comunicación grupal.

Otras características que lo definen son la extroversión, la inteligencia emocional, el carisma y la empatía.

Un líder para cada empresa

En la Inglaterra de mediados del siglo XX, quedó en evidencia que existen liderazgos que encajan bien en un momento particular, pero que no pueden funcionar en otros contextos.

Churchill era un excelente gestor de crisis, pero con grandes falencias en la gestión del cambio. El modelo que la Segunda Guerra Mundial necesitaba, Churchill lo aplicó extraordinariamente: valentía, astucia, valor y estrategia.

Pero luego el mundo cambió y el éxito del mandatario no fue tal. Este es un excelente ejemplo de que las dinámicas de liderazgo empresarial, al igual que en la política, necesitan un tipo de liderazgo específico.

Saber leer el contexto actual de la empresa, será crucial para definir el tipo de líder que se necesita y poder gestionar de forma exitosa un proyecto de cualquier índole.

Para asegurarte de estar al día con las soluciones digitales para líderes empresariales, visita ComparaSoftware, donde encontrarás herramientas como Software de Gestión Ágil de Proyectos para mejorar el rendimiento de tu equipo.

Por Gabriel Mancuzo

Gabriel Mancuzo es Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Cuyo (Argentina) y tiene amplia experiencia en atención al usuario. La programación y los software son campos que lo apasionan. Actualmente, redacta artículos para el blog de ComparaSoftware en las áreas de Gestión de Proyectos, Atención al Cliente, Marketing y Ventas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *