Gestión híbrida de proyectos

En la gestión híbrida de proyectos puedes tomar cualquier metodología y combinarla con otra para crear una completamente nueva. Por sus grandiosos resultados, este enfoque híbrido se está convirtiendo en una alternativa de peso muy importante para las corporaciones que quieren alcanzar sus objetivos.

El enfoque híbrido agile y cascada se está convirtiendo en la mejor combinación para implementar prácticas positivas de mejoramiento de procesos y desarrollo de productos innovadores. Esta gestión híbrida permite introducir algo nuevo que funciona de mejor manera para un proyecto en específico.

Es por eso que en este artículo expondremos lo que es la gestión híbrida de proyectos y algunos ejemplos de la metodología híbrida.

Enfoque híbrido agile y cascada

En el enfoque híbrido agile y cascada, la flexibilidad y la adaptabilidad tan propia de Agile se combina con el enfoque tradicional más rígido de la gestión de proyectos en cascada. La ventaja de esta gestión de proyectos combinada es que permite sacar lo mejor de las dos metodologías.

Los proyectos primero se planifican con el enfoque en cascada, utilizando una estructura desglosada de trabajos, pero se ejecutan usando un método más orientado a Agile. De esta manera, se gestionan los cambios en sprints cortos y se permite reevaluar metódicamente el proyecto.

Este enfoque híbrido agile y cascada hace posible mantener la comodidad de implementar lo conocido, pero utilizando algo novedoso, combinando lo mejor de ambos mundos: La coordinación de actividades, la disciplina y el monitoreo del avance del proyecto de Cascada.

Al mismo tiempo, busca el trabajo en equipo, la adaptabilidad a los cambios sorpresivos y se promueve la satisfacción del cliente tan propia de Agile.

Las herramientas que ofrecen los Software de Gestión de Proyectos y los Software de Gestión Ágil permiten explotar aún más las ventajas de las metodólogas híbridas. Por ejemplo, GanttPRO o mondey.com son magníficas opciones.

Ejemplos de la metodología híbrida

Algunos ejemplos de la metodología híbrida son:

  • SXP, la combinación de Scrum con XP. Con este híbrido se busca aumentar la productividad mediante Scrum al mismo tiempo que se agrega valor y calidad al proyecto mediante las bases de XP.
  • EssUP (Essencial Unified Process). EssUp combina las mejores prácticas de los métodos Scrum y RUP. El objetivo de esta metodología híbrida es unir las fortalezas y disminuir las debilidades de los métodos combinados, buscando satisfacer al cliente en su totalidad a la vez que se crea un producto de calidad.
  • La combinación de Cascada y Scrum. Esta metodología híbrida, parte de Scrum a la vez que introducen ciertas características de Cascada, de esta manera los entornos que tienen escasa formación en enfoques Agile se sientan más cómodos con el proyecto y su trabajo se hace más sencillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *